Otros Usos

Complejos de oficinas, fábricas, iglesias, centros de convenciones, museos, elementos de parques temáticos, planetarios, parques de bomberos, hangares de aviación, ambulatorios, hoteles, bungalows, guarderías infantiles, residencias geriátricas, refugios de montaña, centros de operaciones militares, de rescate y de protección civil...

Las Domos ofrecen una alternativa muy funcional a todo tipo de edificios debido a su libertad de diseño y a sus cualidades intrínsecas, destacando el ahorro y rapidez en su construcción, su bajo mantenimiento, un tremendo ahorro energético y la seguridad frente a catástrofes naturales.

Al ser la estructura diáfana se pueden rediseñar los interiores de acuerdo a necesidades futuras. Otra característica de las cúpulas es que soportan una carga elevada de peso, por lo que se pueden colgar entreplantas directamente desde la estructura sin necesidad de apoyarlas en columnas.

Aptas para cualquier climatología

Se han construido Domos en climas muy fríos como Alaska o Escandinavia y en desiertos como la península arábiga o el sudoeste de Estados Unidos.

Las Domos aguantan cambios bruscos de temperatura sin que su estructura o materiales se vean afectados y con una incidencia térmica en su interior extremadamente baja.

En zonas marinas con elevada humedad y salitre es aconsejable utilizar armaduras de acero inoxidable o de fibra de carbono, que aunque tienen un precio más elevado aseguran una durabilidad prácticamente ilimitada de la estructura monolítica.

En áreas naturales protegidas donde sean necesarias instalaciones especiales tales como refugios, centros de observación cinegética o centros anti-incendios o de rescate, las Domos se pueden integrar perfectamente en el paisaje pues se pueden “camuflar” con plantas sin que les afecten los xilófagos, humedad y raíces, o se pueden enterrar creando cuevas artificiales ya que la cúpula es el diseño arquitectónico que soporta mayor presión.